Uno de los indicadores climáticos más conocidos es el derretimiento del hielo en los polos, pero lo que no todo el mundo conoce es que la extensión crece y decrece todos los años, según vamos atravesando el verano y el invierno.

Unos años la recuperación de la extensión de hielo marino y nieve es mayor a los anteriores, como este pasado invierno y otros es inferior. Si sacamos las medias de los las últimas décadas, es cuando nos damos cuenta del déficit que podemos arrastrar.

En los últimos siglos hemos visto descender la cantidad de hielo marino en el Hemisferio Norte, como durante otro periodo cálido similar al actual llamado Cálido Medieval, hasta el puto de permitir a los vikingos colonizar Groenlandia con sus modestas embarcaciones, para posteriormente recuperarse e incluso llegar a provocar problemas en las costas de Europa en la Pequeña edad de Hielo. Si viajamos más en el tiempo, también encontramos periodos de enfriamientos y calentamientos de la tierra que han influido mucho en la extensión de la capa de nieve y hielo.

En CCA podrás seguir la evolución de la extensión de la capa de nieve y hielo del Hemisferio Norte a diario.

Rubén Vázquez nacido en Vigo el 4 de febrero de 1980. Creador de Meteovigo e Iberomet, amante de la naturaleza y en especial los fenómenos atmosféricos. Especial interés por el estudio histórico de los Cambios Climáticos Abruptos en busca de respuestas para el presente y futuro. No me considero calentólogo ni enfriólogo. El clima no es tan simple, hay muchas más preguntas que respuestas.

Comentarios